Ser Rural



DOMINGO 1 DE NOVIEMBRE

MERCA TRUEQUE LA MONTAÑA

Interesante e innovadora propuesta liderada por cuatro entusiastas emprendedores del corregimiento que buscan abrir espacio para la recuperación económica de una parte del sector productivo del territorio y volver los ojos a una antigua práctica de nuestros ancestros naturales, como es el trueque de productos locales, entre otras cosas.

Carolina, Isabel, Yenny y Felipe van por la tercera versión, misma que se realiza dos veces al mes, es decir cada quince días, el domingo, a partir de las 10H:00 hasta las 16H:00., en el local de la sede comunal y escuela de la vereda el Placer.

Los artesanos, campesinos, transformadores de alimentos y otros, tienen en este espacio la oportunidad de conectar y ofrecer sus productos a la comunidad que cada vez se empeña más y sigue el ritmo de comprar al pequeño productor, al micro empresario, al campesino de la parcela, al transformador casero, al artesano que se encuentra conectado con las posibilidades que nuestra tierra ofrece y le hace feliz compartirlo con su comunidad y todos los visitantes que siempre son bienvenidos al corregimiento Santa Elena.



PROYECTO DE ACUERDO POLÍTICA PÚBLICA SISTEMA AGROALIMENTARIO

Luis Bernardo Vélez Presidente del Concejo de Medellín

Una propuesta que garantiza el acceso a los alimentos de manera equitativa

Medellín tendrá política pública para favorecer la cadena de distribución Agroalimentaria, una propuesta que beneficiará al productor, y por supuesto al consumidor final, garantizando mejores precios, mejor calidad de los alimentos, y una mayor seguridad alimentaria para las poblaciones de menos recursos económicos.

Organizar los procesos de abastecimiento que existen en Medellín, mediante un Sistema Agroalimentario que permita garantizar beneficios para toda la cadena de producción, es el objetivo del Proyecto de Acuerdo radicado por el presidente del Concejo de Medellín, Luis Bernardo Vélez Montoya, por medio del cual se adopta la Política Pública del Sistema Agroalimentario para Medellín. Los concejales Dora Cecilia Saldarriaga y Jhon Jaime Moncada son ponentes de este proyecto coordinado por Vélez Montoya.

Este proyecto llega en el momento oportuno y se plantea, además, como una alternativa para enfrentar las dificultades que la pandemia provoca en la ciudad, en términos de seguridad alimentaria de la población más vulnerable. Sumado a esto, se trata de mitigar los efectos que impactan a quienes son los encargados de cosechar y producir los alimentos

De acuerdo con datos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, las estimaciones actuales indican que cerca de 690 millones de personas en el mundo padecen hambre, que corresponde al 8,9% de la población mundial; y a nivel local, según el DANE, en el año 2016 Antioquia se situaba como el noveno departamento con más muertes por desnutrición, con un total de 17 fallecimientos registrados. Y la situación tiende a agravarse, ante la quiebra de empresas, el consecuente desempleo y los efectos sociales que el COVID-19 deja a su paso.

Para Luis Bernarndo Vélez Montoya, proponente del Acuerdo, la Política Pública busca aunar esfuerzos hacia un mismo fin, que permitan articular lo local, lo regional y lo Nacional, de tal manera que se puedan brindar oportunidades en igualdad de condiciones a los actores implicados en la cadena de distribución que participan del Sistema Agroalimentario. Gracias a la articulación y fortalecimiento entre la Administración Municipal, el Área Metropolitana y la Gobernación de Antioquia, los procesos de abastecimiento podrán ser más justos y eficientes, aumentando con esto el consumo local, la autosostenibilidad, y un impacto socio- económico alto para un alto porcentaje de habitantes de la ciudad.

“Cuando los productos salen de mi cultivo pasan por muchas manos, lo vendemos a comisionistas que se encargan de repartirlo a tiendas, plazas y supermercados, y finalmente, a nosotros no nos toca ni una tercera parte del valor final del producto”, lamenta Albeiro Cano, agricultor del corregimiento de San Cristóbal. Mientras que el consumidor paga un porcentaje mayor, que en muchas oportunidades lo deja en precarias condiciones para la adquisición de estos productos.

Implementación del Acuerdo

Para cumplir los objetivos planteados, el Proyecto de Acuerdo popone la instalación de una mesa consultiva de abastecimiento, integrada por la Administración Municipal, representantes de la sociedad civil, la academia, la empresa privada, los bancos de alimentos, representantes de la Agencia para la Gestión del Paisaje, el Patrimonio y las Alianzas Público Privadas, y representantes de las Instituciones de carácter departamental y nacional. También promueve la cooperación entre los campesinos y los comercializadores, la generación de circuitos cortos de comercialización (para que los agricultores vendan más cerca de sus casas), el fortalecimiento de los pequeños productores y comercializadores y generar incentivos a empresarios que apoyan la compra local. En el último informe del Plan de Abastecimiento y Distribución de Alimentos de Medellín, solo el 3% de los alimentos que se consumen anualmente en el municipio provienen del Área Metropolitana del Valle de Aburrá; un 26% proviene del resto de municipios de Antioquia, el 34% del Valle del Cauca, Tolima, Cundinamarca, Caldas y Códoba; y el 34% restante de otros lugares del país y por la vía de importaciones. Desde la construcción del Plan de Desarrollo Medellín Futuro 2020-2023 el concejal Vélez Montoya priorizó como tema fundamental en la ciudad, la lucha contra el hambre. Un propósito que no se puede olvidar y que es un compromiso con la ciudadanía. “Esta Política Pública del Sistema Agroalimentario tiene que impactar de forma efectiva el abastecimiento de alimentos en la ciudad y enfocarse en la garantía de derechos humanos de la población”, destacó el presidente del Concejo, y advirtió que esta propuesta beneficia a todo el sistema y fundamentalmente contribuye en fortalecer la seguridad alimentaria en las poblaciones más vulnerables.



………………………………………………………………………………

Es un inmenso honor placentero para el periódico digital Santa Elena Online, estrenar un nuevo espacio de encuentro con actores comunitarios, públicos, privados e independientes. De esta forma abonamos en terreno fértil el diálogo oportuno, propiciando debates, intercambiando ideas o propuestas que partiendo del ideario incluyente y colectivo, plantemos en el campo práctico una mejor calidad de vida y educación que emplee a las nuevas generaciones capacitadas, partiendo de las actuales. Acorde a la magia natural que nos brinda Santa Elena, hasta alcanzar una exuberante cosecha comunitaria. Existen posibilidades reales que mediante nuestra gestión activa, articulando proyectos sustentables y sostenibles, acordemos el rumbo de progreso que deberá guiar el desarrollo integral al conjunto social de nuestro entorno rural y sus habitantes trabajadores, en el futuro inmediato.

………………………………………………………………………………

Agradecemos profundamente la sensibilidad, conciencia y apoyo importante de empresas, comercio, personas y emprendimientos del corregimiento que se suman a esta causa, que es de todos: LA RURALIDAD


——– Todos Somos Rural ——–

Introducción

Igual que hiciéramos hace dos años con la enriquecedora experiencia de la Escuela de Formación Política y liderazgo abanderada por nuestro primer medio digital Santa Elena Online, esta nueva propuesta a una vieja incertidumbre acerca de la ruralidad, pretende igualmente abrir de par en par las puertas a la opinión, al análisis, los consensos y disensos, la socialización y el encuentro para crear conciencia comunitaria sobre un temática hasta cierto punto espinosa y que no ha sido profundizada con la seriedad que amerita: LA RURALIDAD en el corregimiento Santa Elena.

Contaremos con aportes literarios, técnicos, profesionales, conversatorios, charlas, capacitaciones, disertaciones, confrontación de ideas y propuestas que deberán engranar en la conciencia colectiva en la búsqueda conjunta de un porvenir claro, planificado, organizado y articulado en función de los resultados que esperamos obtener de nuestra tierra a mediano y largo plazo. ¿Qué formación académica se instruirá a nuestros niños y jóvenes para su futuro y el de todo el corregimiento? (futuro que en realidad es hoy) ¿Qué posibilidades laborales dignas podremos ofrecerles? ¿Cuál será la participación femenina en todo este proceso? ¿Sucumbirá Santa Elena a la siembra de ladrillos, o por el contrario le apostará al agro con tecnología?

Deberemos responder a muchas inquietudes, dudas y preguntas sobre la conveniencia de tecnificar e industrializar el agro en nuestro territorio con las debidas perspectivas ecológicas, ambientales sostenibles y sustentables. Deberemos pensar seriamente en cuál será la fuente de ingresos de nuestros habitantes: agroindustria, turismo, transformación de alimentos, artesanía, cultura local y silletera… Probablemente aparecerán otras opciones más que sin lugar a dudas se incluirán asertivamente.

La comercialización, por ejemplo, es otro tema interesante tomando en cuenta que la idea central es evitar intermediaciones y llegar directo al consumidor final, de forma que todos ganen, ganen. Recordemos que somos constantes productores de mora, uchuva, mortiño (entre otras frutas), como también de café de gran calidad, al igual que otra interesante variedad para la canasta básica familiar. Todo eso brotado con la magia propia del corregimiento Santa Elena, en nuestras vastas tierras.

Es así que iniciamos oficialmente la apertura de este nuevo conversatorio abierto independiente y colectivo con el “sello” TODOS SOMOS RURAL, que busca defender y reafirmar precisamente esa, nuestra condición de ruralidad.

Propuesta programática a la que se irán sumando instancias privadas, públicas, empresariales, actores sociales comunitarios, líderes, ONGs, ORGs, que sin duda enriquecerán esta propuesta para así, entre todos, proyectar a Santa Elena al sitial que le corresponde: Silletera y productora rural.



A Continuación: ENTREGA CUATRO: LAS HABAS

ENTREGA CUATRO

Las Habas: un excelente complemento alimentario alternativo

Alubia, alvera, cartuchillo, fabera, fabolines, haba de Cullar… son solo algunos de los nombres con que se conoce a esta especie de planta herbácea muy común en la alimentación de los países andinos, entre otros.

Muchos de nuestros recuerdos infantiles, mejor aún, gran parte de las memorias familiares van ligadas desde siempre a la cocina y sus mágicas derivaciones. En el caso de los países andinos algunos de los cuales fueron parte de la Gran Colombia y anteriormente del Tahuantinsuyu, la ingesta de los alimentos básicos que heredamos de los aborígenes de estas tierras y a pesar de la arremetida española por enterrar la cultura americana, se mantuvo en el espíritu local y sobrevivieron a más de tres siglos de invasión directa, emergiendo desde lo más profundo de su esencia buscando la sobrevivencia digna con todas sus expresiones naturales. Es así que los diversos granos, tubérculos, yerbas aromáticas o semillas como la quinua, se vieron complementados por la importada legumbre denominada: haba, desde España.

En la cultura gastronómica ecuatoriana, igual que al sur de Colombia, en los departamentos de Cauca y Nariño, en Perú, Bolivia y otros países más, se come las habas cocidas junto con mazorcas (choclos tiernos), papas, carne de cerdo, cuy (curí), chivo, etc., complementadas con salsa de queso y mellocos (Ollucos). El solo maridaje de habas tiernas con mellocos es una delicia que les invitamos cordialmente a probar, en caso que no lo conozcan. (Nos comprometemos a efectuar una próxima entrega sobre esta planta herbácea: el olluco o melloco). De seguro les va a gustar.

Breve referencia histórica

Los estudios sobre las habas, este alimento de fácil cultivo, aseguran que se localiza en el Antiguo Mundo, donde hace miles de años ya se recolectaba en Afganistán, Asia occidental y las cercanías del Himalaya. (Vale la pena mencionar que en el año 1981 fue la leguminosa de mayor producción en España, considerando que la producción de haba engloba tanto la seca como la tierna).

Es así que según registros encontrados en palafitos del Neolítico, dan cuenta que las habas son de las legumbres más antiguas del mundo, domesticadas hace más de 4.300 años para luego ser distribuidas a lo largo de Europa en el siglo XVI, por griegos y egipcios. Sin embargo, según el libro “Origen de la Especies Cultivadas” escrito por Pyrame de Candolle, botánico francés, la historia del origen de este alimento se sitúa en Asia Menor y el Norte de África. Menciona: “…esta legumbre fue parte de la dieta de romanos, griegos, persas, egipcios (450 años a. C), hebreos, quienes también las cultivaron junto a la lenteja para alimentar a los rebaños, igual que en la Edad Media (aunque inicialmente la emplearon para animales ya que la consideraban como un alimento de clase baja”).

Por su parte Carlomagno, el emperador ordenó en el año 888 que se plantaran habas en sus jardines, en todas sus variedades, y debido a que la importación de la mayor parte del trigo provenía de Inglaterra, durante el reinado de Isabel I, más de una vez los panaderos debieron comerciar con panes de harina de habas. Distinguiéndose que existe varios tipos de habas, unas más delicadas que otras para los paladares más exigentes. Su uso en platos sofisticados de la época renacentista la hizo crecer en popularidad y se extendió durante mucho tiempo.

Alternativa Amigable

Aparte de sus grandes valores alimenticios y magníficas propiedades, la siembra de habas es una excelente alternativa ambiental, ecológica y alimentaria, frente a cultivos como la soja por ejemplo, que tiene secuelas negativas donde se planta, afectando el natural equilibrio y ciclo de la tierra, dado que secunda el cambio del clima, entre otros aspectos.

Tanto es así, que ante el insistente pedido de los consumidores de Dinamarca por encontrar alternativas a la soya, el profesor Iben Lykke Petersen, uno de los investigadores del Departamento de Ciencia de los Alimentos de la Universidad de Copenhague, detrás del nuevo estudio publicado en la revista Foods, entrega una buena noticia para el clima. Explica que, debido a que la soya es un cultivo que ejerce una gran presión sobre el medio ambiente, están obligados a buscar soluciones prácticas e inmediatas frente a la urgente necesidad de alternativas viables y sostenibles. Es así que encontraron un método para procesar las habas que ahora les permite producir una proteína en polvo concentrada, con magníficos resultados. Dado que una de las ventajas de las habas es que las pueden cultivar localmente en su país: Dinamarca, aparte que es de fácil acceso y manejo para todos.

Como ejemplo paralelo, es necesario recordar que la soya se cultiva principalmente en los Estados Unidos y América del Sur, para luego exportarla a Dinamarca y a buena parte del mundo. Así mismo, es importante mencionar que numerosas granjas en Brasil y Paraguay han talado grandes extensiones de bosque para crear espacio para los campos de soya. Lo que ha tenido consecuencias severamente negativas para la vida silvestre, la biodiversidad y las emisiones de CO2.

Otro factor de igual importancia, es que, a diferencia de las habas o frijoles fava, mucha soya se modifica genéticamente para poder tolerar Roundup, un herbicida. Es en este contexto que muchos consumidores critican las consecuencias ambientales de la soya, por eso exigen una alternativa más amable con el ambiente.

Es posible entonces, que tanto ustedes, como yo, ahora nos sintamos motivados para plantar en cualquier lugar donde podamos, una mata de habas, que una vez la cosechemos nos la podemos comer con o sin cáscara.

¡Vamos a hacerlo! Nada perdemos y por el contrario; aparte que ganaremos poyando al mejoramiento del ambiente, disfrutaremos de una riquísima variedad en nuestra alimentación y en la de nuestra familia. Recuerda que las habas van a trabajar por ti contra la mala memoria.

A continuación nos permitimos ofrecer uno de los múltiples recetarios de los que podemos echar mano con este maravilloso alimento, no solo para mejorar nuestra calidad de vida, sino también para actuar en favor del ambiente con el que todos tenemos responsabilidad directa:

https://www.cuina.cat/es/recetarios/10-platos-con-habas_200589_102.html

NOTA: artículo sugerido: “Comer habas puede mejorar la inteligencia y la memoria”.

https://www.opinion.com.bo/articulo/ciencia-tecnolog-iacute/comer-habas-permite-mejorar-inteligencia-memoria/20131118001700454295.html

Finalmente, dada su importancia, les compartimos este cuadro: Las habas y su valor nutricional:

Valor nutricional por cada 100 g
Energía 88 kcal 368 kJ
Carbohidratos 17.6 g
 • Azúcares 9.21 g
 • Fibra alimentaria 7.5 g
Grasas 0.73 g
 • saturadas 0.118
 • monoinsaturadas 0.104
 • poliinsaturadas 0.342
Proteínas 7.9 g
Agua 72.6 g
Retinol (vit. A) 17 μg (2%)
 • β-caroteno 196 μg (2%)
Tiamina (vit. B1) 0.133 mg (10%)
Riboflavina (vit. B2) 0.29 mg (19%)
Niacina (vit. B3) 2.249 mg (15%)
Ácido pantoténico (vit. B5) 0.225 mg (5%)
Vitamina B6 0.104 mg (8%)
Vitamina C 3.7 mg (6%)
Vitamina E 1.16 mg (8%)
Vitamina K 40.9 μg (39%)
Calcio 37 mg (4%)
Cobre 0.402 mg (0%)
Hierro 1.55 mg (12%)
Magnesio 33 mg (9%)
Manganeso 0.661 mg (33%)
Fósforo 129 mg (18%)
Potasio 332 mg (7%)
Selenio 0.8 μg (2%)
Sodio 25 mg (2%)
Zinc 1 mg (10%)
de la cantidad diaria recomendada para adultos.
Fuente: Fríjoles de haba, en vaina y crudos en la base de datos de nutrientes de USDA.

Fin de la ENTREGA CUATRO



A Continuación, ENTREGA TRES: SIEMBRA


ENTREGA TRES

SIEMBRA

Cuando hablamos de siembra generalmente asociamos esta palabra a la acción de labranza en un espacio de tierra debida y anticipadamente preparada para el efecto. Pero en realidad mencionar este verbo encarna muchísimos alcances aplicables a diversos órdenes. Podemos sugerir acciones como formación, estudio e, investigación, tal si fuese siembra en el desarrollo del pensamiento, en el intelecto, en la capacidad cognitiva.

También hablamos bajo esa misma óptica cuando de relaciones humanas y actitudes se trata, a través de nuestra relación personal y social. Decimos que si hacemos tal o cual cosa estamos sembrando para nuestro futuro, en cualquier sentido. Si actuamos de equis forma con las personas que nos rodean, estamos sembrando amistad, relaciones, motivamos puertas que se abrirán o cerrarán de acuerdo a las acciones que efectuemos o conforme lo que enunciemos.

Sin embargo en este caso debemos referirnos al hecho literal del ejercicio de sembrar en nuestro corregimiento, Santa Elena. En realidad requerimos Plantar en el territorio en todos los aspectos, en todos los sentidos.

Sabemos que tratándose de esta vasta zona, el aspecto agrícola se desgranó en el tiempo conforme el Estado abandonaba su patio trasero en aras de vincularse en proyectos de corte internacional donde mediante acuerdos, tratados, firmas de protocolos que prometían el desarrollo y mejoramiento del ingreso de las arcas oficiales, dejaba a su suerte a campesinos o agricultores del país, en general, abriendo una brecha de desigualdad e inequidad que se mantiene abierta pero con expectativas latentes.

El atractivo florícola que dio origen al patrimonio cultural e inmaterial de la nación, sumada a la tradición de desplazamiento en las montañas con silleta a cuestas: la cultura silletera, hace más de 60 años cayó como piedra al río hundiéndose bajo el peso del quemimportismo oficial que miraba hacia otros proyectos más ambiciosos. Descontando la problemática social generada por la violencia arraigada en el devenir sociopolítico de la nación después de consolidada la república, que ha venido determinando y marcando el ritmo de participación ciudadana en su desarrollo integral.

Somos conscientes que junto al paso del tiempo se reduce ostensiblemente la tierra potencialmente cultivable, ante la indiscriminada forma de construcción habitacional prevista básicamente para los habitantes del valle de Aburrá. Quienes añoran encontrar un solaz para escapar del ambiente y estrés propios de la ciudad, refugiándose en estas montañas que silentes esperan un mejor futuro para todos.

El aspecto ambiental pende sobre nosotros como la espada de Damocles, en la medida que continuamos con el uso incontrolado y altamente desmedido de elementos plásticos y desechables nocivos para nuestro entorno natural, así como para la calidad de vida del conjunto social y del planeta mismo. Es así que la incursión de más habitantes (sin control ni orden) de ciudad, al corregimiento, encarna un potencial peligro en la medida que no estructuramos una planeación adecuada y realista que se acoja a las circunstancias que determinan en estos momentos la vida de todas las personas, a propósito de la pandemia mundial.

Tenemos dos necesidades imperiosas: por un lado el habitar en un espacio que nos brinde calidad de vida y por otro el imperioso requerimiento de alimento cada vez más sano, libre de elementos químicos tóxicos que atenten directamente sobre nuestras vidas y la de nuestros hijos.

En este sentido hay innumerables ejemplos de lugares en el mundo que han previsto las consecuencias del asedio humano y han determinado controlar la forma cómo reciben a visitantes o turistas en sus territorios, organizando cupos y estadísticas de personas que acuden a dichos sitios. Ejemplo: las islas Galápagos en medio del océano, parques y reservas a lo largo y ancho del mundo, tanto en zonas frías cuanto en zonas tropicales y selváticas. En el caso de Santa Elena y su territorio, es posible que estas dos figuras puedan converger y logremos alcanzar un desarrollo sostenible y sustentable desde el agro, mediante la industrialización, entre otros aspectos.

¿Qué significa esto? Pues, que aún contamos con suficientes espacios proclives de sembrar donde podamos no solo auto abastecernos como comunidad, sino que además podemos ser despensa del municipio que nos cobija y por supuesto proyectarnos aún más con diferentes rubros que abrirán la puerta al empleo, a una mejor calidad de vida, pero de manera organizada, consensuada y sobre todo planificada.

Avizoramos en el tiempo etapas y procesos que nos conducirán a un mañana próspero en comunidad, contando con adecuada inversión local, nacional e internacional. Ésto mediante la participación de todo el tejido social, articulado con instancias públicas, privadas e independientes.

NOTA:

A continuación te compartimos los links de consulta sobre la temática rural con estudios institucionales, ONGs, análisis y notas periodísticas externas, en aras de ampliar las referencias y contextos pertinentes, para una mayor cobertura conceptual personal.

Ese interesante artículo de la revista Semana se relaciona con la importancia capital de tener en cuenta y considerar a los bosques como posibilidad real de economía con participación comunitaria.

https://sostenibilidad.semana.com/impacto/articulo/los-bosques-pueden-reactivar-la-economia-luego-de-la-pandemia-colombia-hoy/53544?utm_source=semana.com&utm_medium=referral&utm_campaign=otras-publicaciones-footer

Fin de la ENTREGA TRES

La IDEOTECA sigue abierta y así se mantendrá.


A continuación Entrega Dos: ECONOMÍA CIRCULAR…


ENTREGA DOS

Economía Circular en la Ruralidad y las Nuevas Tendencias Tecnológicas

Desarrollo———————————————————————————

Economía Circular, Industria con sentido Ecológico e IA (Inteligencia Artificial), es lo que se viene dentro de la actual y pos pandemia con incidencia directa en la ruralidad en particular y en nuestras vidas en general.

Cuántos recordamos los aparatos del hogar, insumos de consumo masivo, o en general los productos que se vendían inclusive hasta entrados los 90s, cuyo diseño y concepto filosofal marcado por la ética empresarial era que su duración mínima anunciaba por lo menos 10 años de vida útil, cuando no como muchos otros elementos aseguraban durabilidad de por vida: una nevera, una estufa, las ollas, los platos, las prendas de vestir, los muebles de casa, las casas y por ese camino un largo ítem…

Con el advenimiento de la era industrial, el fin de la guerra de Vietnam, la caída del muro de Berlín, el fin de la Unión Soviética, la consolidación de la Unión Europea y la constante de la producción China en los mercados del mundo, todo eso cambió o se fue al traste. La incursión agresiva de las potencias mundiales en competencia por los mercados ávidos, la firma de numerosos tratados bilaterales o conjuntos entre varios países o bloques geográficos, fue reemplazando paulatina pero tenazmente los antiguos conceptos de producción industrial que cambiaban de rumbo hacia la globalización. Con ella la aglutinación en pocas manos de empresas internacionales que se establecían como monopolios voraces, los mismos y muchos de los cuales hoy son oligopolios que abarcan una impresionante oferta de innumerables productos para el consumo híper masivo.

Sumado el avance tecnológico que con acuerdos de cooperación y alianzas estratégicas fue abriendo toda una nueva forma de concebir las relaciones comerciales y el manejo en sí de las transacciones bursátiles, hasta llegar al 5G actual, con sus implicaciones en todo orden para la vida de las naciones del mundo. La cada vez más determinante interacción económica, social y cultural mundial marcada por tecnologías como blockchain, habeas data, información guardada en la nube, comunicaciones por internet y el actual trabajo virtual desde casa.

Precisamente, la certeza final que la principal fuente de energía fósil es finita (como nuestra vida), que la mayoría de recursos naturales que hemos echado mano para nuestra supervivencia es limitada y prácticamente está agotada, junto a los recursos hídricos dramáticamente escasos, la irrupción violenta y letal del coronavirus con su consecuente pandemia, sumada al apremiante llamado efectuado desde hace décadas por científicos, sociólogos, ambientalistas y expertos en cuestiones ambientales, evidenció el nivel de contaminación global y el aniquilamiento sistemático de múltiples especies animales que venimos provocando, estimulando, practicando de forma indiscriminada y sin contemplación, irrumpiendo en los tiempos que la naturaleza pide para efectuar los ajustes que por inercia se daban a través de los milenios, pero que nosotros: la raza humana ha llevado al límite extremo, de tal forma que estamos abocados a una inminente elevación de la temperatura con sus catastróficas consecuencias para la sobrevivencia humana sobre la faz del planeta en los actuales momentos. Situación que aparentemente es irreversible.

¿Cuál es entonces el análisis que desde el encierro de este 2020 efectuamos, frente a estas realidades contundentes?  Pues, no es otro que no solo considerar, sino aplicar de forma inmediata una industria con sentido ecológico, con responsabilidad ética y social. De alguna manera volver  a los preceptos de antaño, del reciclaje sin traumas.

Años atrás por ejemplo, la leche se expendía en botellas de vidrio con una tapa de papel aluminio grueso, que el encargado recogía cada vez que renovaba el lácteo. Los envases de gaseosas y cervezas, igual, había que regresarlas a la tienda donde la comprabas y así muchísimos otros productos. Europa lo viene planteando desde el 2015 y ya lo tiene en marcha, igual que España empezaba la implementación a partir de este año.

CONTENIDO RELACIONADO: https://www.unenvironment.org/es/noticias-y-reportajes/reportajes/siete-formas-en-las-que-hemos-deteriorado-nuestra-salud-y-como

¿Dónde cabe la IA (Inteligencia Artificial) en estos momentos?  Por supuesto está marcada la nueva era de robotización y manipulación compleja en todos los órdenes. A saber: alta industria, exploración espacial, movilidad pública, nanotecnología, comunicaciones, desarrollo científico, investigación, innovación militar, entre otros. Es sabido que de acuerdo a los avances en el campo militar de las potencias mundiales y sus estrategias globales, van desarrollándose nuevas posibilidades tecnológicas que se aplican en la vida civil de acuerdo a la oferta y demanda de los mercados, el comercio mundial y la geopolítica.

Cuando retomamos el tema del campo, de las zonas rurales, necesariamente debemos tocar el tema de agroindustria y su aplicación integral, similar a cómo ocurrió en la revolución industrial de los 60s-70s, con la llegada de las máquinas en aquéllos tiempos programadas para que en los grandes campos recolectaran el trigo de manera automática, ordeñaran vacas por cientos sin el concurso de las manos de tantos obreros, así mismo con el arado, riego y preparación de las tierras para su fin natural. Es así que en espacios y territorios relativamente pequeños como el de Santa Elena, cuya vocación agrícola se ha ido desdibujando con el paso de los tiempos para ser reemplazada por habitáculos susceptibles de alquiler que genera renta más segura que la incierta actividad agrícola artesanal, aún es posible asegurarnos un espacio como despensa del municipio y de otras áreas urbanas antioqueñas, con una adecuada planeación previendo diversas etapas a futuro, que asegurarían el auto abastecimiento del territorio y la generación de empleo para la población local principalmente. Para tal efecto debemos necesariamente consensuar entre toda la comunidad articulada con empresa privada y pública, la ruta a seguir para alcanzar ese fin que nos garantice y asegure como sociedad rural, la capacidad de sustentar y sostener una producción en diversos rubros alimenticios, de acuerdo a  nuestras características geográficas y ambientales propias, para el crecimiento, desarrollo y bien de la comunidad en general.

El debate, las ideas, las propuestas están para exponerlas y esta plataforma virtual es un puente para que ello se vaya dando en la medida que vamos sintiendo la necesidad de aportar para nuestro desarrollo integral, mismo que vaya enriqueciendo la calidad de vida de los habitantes e igualmente tengamos la percepción y sensación que las cosas se van dando en la medida que anhelamos crecer. Articulando tanto empresa privada, pública, PYMES, cooperativas, etc., hacia un objetivo común y metas colectivas.

Las sociedades que desean crecer cualitativamente, naturalmente que deben prepararse, estudiar, capacitarse, profesionalizar sus diversas áreas de producción, servicios y ofertas varias; abriendo la perspectiva a innovadoras posibilidades que mejoren el nivel de vida con las implicaciones consecuentes socialmente hablando.

Eso significa que es importante plantear las nuevas ideas consensuadamente entre los interesados, de modo que estas, al realizarse, puedan efectivamente generar fuentes de empleo e igualdad para la comunidad en su conjunto, de modo que las proyecciones que se efectúen para este mágico territorio de Santa Elena sean posibles, sostenibles y sustentables a corto mediano y largo plazo.

Es decir las actuales circunstancias plantean la obligación moral de visualizarse a futuro planificadamente, porque no da más que las circunstancias sean las que vayan marcando derroteros, cuando es la participación de todos los actores sociales, económicos y culturales los que conjuntamente deben participar de la visión que el corregimiento tiene para el día de mañana.

NOTA:

A continuación te compartimos los links de consulta sobre la temática de hoy con estudios institucionales, ONGs, análisis y notas periodísticas externas, en aras de ampliar las referencias y contextos pertinentes, para una mayor cobertura conceptual personal.

https://foroeconomiacircular.com/chile2018/la-economia-circular/

http://www.fao.org/3/a-i3125s.pdf

https://sites.google.com/site/misitiowebaovp/ingenieria-agroindustrial/clasificacion-de-la-agroindustria

https://cronicaglobal.elespanol.com/creacion/vida-tecky/definicion-blockchain-que-es_249807_102.html

Fin de la ENTREGA DOS

Muchas gracias por participar en esta IDEOTECA!



ENTREGA UNO

LO RURAL, UN CAMPO INCONCLUSO

  1. Reflexiones acerca de lo rural.
  2. Una mirada a nuestra realidad y las perspectivas a mediano y largo plazo
  3. La “frontera” entre lo rural y lo urbano
  4. La Economía Ecológica (EE), como contraposición a la economía ambiental

Proyectos de organismos internacionales:

  1. EDUCACIÓN PARA LA POBLACIÓN RURAL: EDUCACIÓN PARA TODOS
  2. PROGRAMA DE ACCIÓN GLOBAL (con el objetivo de impulsar la necesaria y todavía posible transición a la Sostenibilidad).

NOTA:

Sugerimos revisar los estudios, censos, planes, propuestas y proyecciones de organismos internacionales a los que se suman acuerdos y directrices de los entes gubernamentales nacionales, en cuanto a la dinámica de la ruralidad colombiana, inclusive dentro del contexto latinoamericano. En ese sentido es importante conocer y revisar los estudios de instancias con trayectoria analítica como la CEPAL, la FAO, la UNESCO, el IICA, entre otros.

http://www.fao.org/3/ca5509es/ca5509es.pdf

https://journals.openedition.org/polis/8846

https://www.oei.es/historico/decada/accion.php?accion=22

https://unesdoc.unesco.org/ark:/48223/pf0000136025

http://unesdoc.unesco.org/images/0023/002310/231074s.pdf

https://www.minagricultura.gov.co/Normatividad/Resoluciones/RESOLUCI%C3%93N%20NO.%20000006%20DE%202020.pdf

https://repositorio.iica.int/bitstream/handle/11324/8214/BVE19040295e.pdf;jsessionid=6F90B500DFB8F3549AABB7CA8335F56D?sequence=1

Fin de la ENTREGA UNO

Gracias por acceder a los materiales aquí dispuestos y sumarte a la ruralidad.

Continuamos efectuando entregas, aportes, publicaciones, encuentros, conversatorios, etc., de manera continua. Para lo cual por supuesto, siempre será enriquecedor igualmente contar con tu aporte y participación, en aras de crecer conjuntamente y en comunidad.